La experta destaca la diversidad, el número, la relevancia y la legitimidad de los integrantes del GDA para constituirlo como interlocutor principal en el tema de las políticas públicas de la AF en el área andina.

Laura Diez, oficial de Influencia Regional para América Latina y el Caribe de Oxfam, analiza las acciones del Grupo de Diálogo Andino (GDA) para poner en la agenda de desarrollo regional, la importancia de la Agricultura Familiar. La experta destaca la diversidad, el número, la relevancia y la legitimidad de los integrantes del GDA para constituirlo como interlocutor principal en el tema de las políticas públicas de la AF en el área andina.

 ¿Qué evaluación haces de las actividades que se desarrollaron durante el reciente encuentro del  GDA. Tanto de la cita ministerial, del espacio de diálogo que logró el GDA con los ministros de Colombia, Perú y Ecuador. Además de la propia reunión de trabajo del Grupo?

Considero que las reuniones, tanto de los Ministros, como el diálogo del Grupo de Diálogo Andino (GDA) con los ministros, y la interna del GDA;  fueron muy positivas y se alcanzaron avances notables.

Como bien se dijo durante el encuentro, es un logro muy importante que al menos tres de los cuatro ministros de la Comunidad Andina (CAN) retomaran las conversaciones formales tras más de cuatro años de silencio. Es muy relevante este hecho, pues denota la voluntad política de dialogar, así como refleja el impacto de la influencia que el GDA tiene sobre los ministros.

Desde mi punto de vista es notable el papel que los ministros dan al GDA, porque es evidente que el Grupo se ha convertido en un referente regional clave en la temática de Agricultura Familiar Campesina (AFC). Esto lo ha logrado el Grupo en muy poco tiempo, además.

Creo que la diversidad, el número, la relevancia y legitimidad de todos los actores miembros del GDA ha permitido que este grupo sea un interlocutor principal en el tema de las políticas públicas de AFC en la región andina.

Es importante mantener el nivel de articulación, diversificarlo y en especial poner de relieve y dar mayor protagonismo a los actores más importantes de la AFC, que son los campesinos y campesinas. Pero sin duda alguna, es un éxito el que en tan poco tiempo el GDA sea un espacio tan diverso, y con actores tan relevantes como miembros activos en él.

Algo que sí quiero destacar es que en el Foro del primer día, es que la representatividad del movimiento campesino, así como de mujeres panelistas, fue muy pobre.

¿Qué opinión tienes de la iniciativa que se está desarrollando en general?  ¿Cómo está funcionando el Grupo Andino?

La iniciativa me parece muy pertinente y apegada al contexto y necesidades de la región andina, además de que responde también a oportunidades políticas claras que se han abierto,  aunque en este sentido también hay muchos retos con la reconfiguración de la región.

En cuanto a cómo son los mecanismos del grupo y la manera de trabajar, lo que pude observar es que hay un buen mecanismo de comunicación, hay una buena convocatoria, es un Grupo participativo y se comparten las visiones con un amplio consenso. Por otra parte, creo que Rimisp está fungiendo un papel clave en la facilitación del espacio, aunque creo que en el futuro, cuando esté más consolidado el proceso, esta facilitación deberá rotarse y compartirse.

Como dije anteriormente, me parece necesario dar mayor visibilidad y protagonismo a la población campesina, y con mayor énfasis a las mujeres y poblaciones indígenas. Me parece importante encontrar un equilibrio entre los aportes desde sectores académicos, organismos de cooperación y campesinos/as.

Hay retos que deben enfrentarse, como el de la sostenibilidad del Grupo y la efectividad de la incidencia. Por último, agregar que para Oxfam es importante superar algunos vacíos o debilidades, y potenciar algunos temas por su relevancia en la región, como son:

  • El abordaje de justicia de género, ya que es notable la invisibilización  del aporte de las mujeres en la AFC. Es un diálogo sobre políticas públicas de AFC, sector integrado mayoritariamente por mujeres, donde apenas se toca el tema ni hay una participación relevante de mujeres como protagonistas.
  • El análisis sobre el otro lado de la moneda, es decir, el modelo extractivista (monocultivos y agroindustrial) y cómo encaja la AFC en este contexto y las tensiones que se dan entre estos dos modelos.
  • Por último,  fortalecer la idea de que la AFC puede convertirse en el modelo sustentable y la alternativa viable para la construcción de resiliencia.

 ¿Qué potencial futuro vislumbras para el GDA?

 Creo que el Grupo en sí tiene mucho potencial, pero  además el acuerdo firmado por los ministros y la voluntad expresada por ellos, permiten trazar un camino a seguir en la ruta de influencia. Si bien, hay que ser realistas y analizar con detalle los movimientos políticos regionales, y cómo estos pueden afectar el logro de consensos y acuerdos entre los países.

Me parece que la voluntad de todos los actores miembros del GDA de seguir impulsando este espacio y promover sus objetivos, es clara. Y este aspecto es clave para el logro de las metas propuestas.

Acceda a más contenido de RIMISP en el siguiente enlace:

http://rimisp.org/