La cuarta edición de este documento editado por Rimisp – Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural analiza la desigualdad territorial sobre la base de los indicadores vinculados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de la ONU.

“Nuestro mensaje es que ninguna persona se quede atrás, pero ningún territorio tampoco. ¿Por qué el enfoque territorial para abordar los temas de articulación? Porque creemos que el territorio es un espacio más que propicio para resolver los grandes problemas que los aquejan”, señaló Ignacia Fernández, directora Ejecutiva de Rimisp – Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural (Rimisp), durante la presentación del Informe Latinoamericano sobre Pobreza y Desigualdad 2017 “No dejar ningún territorio atrás”.

En esta cuarta edición, el documento regional pone en discusión la desigualdad territorial desde la mirada de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), considerando indicadores a nivel subnacional para algunos de estos objetivos, e indagando en la articulación de actores. Este aspecto es central para la implementación de la Agenda 2030  de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Para ello, se realiza un análisis territorializado de una serie de 27 indicadores que dan cuenta de 20 metas vinculadas a nueve de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), establecidos por la Organización de las Naciones Unidas en su Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Leer la noticia completa aquí