Desde la década de 1990, millones de personas han salido de la pobreza al tiempo que permanecían en las zonas rurales. Este hecho es muy prometedor para reactivar las oportunidades agrícolas rurales, tanto dentro como fuera de las granjas, incluyendo la creación de empleo.

Descubrir el potencial de las ciudades y pueblos y sus conexiones con las zonas rurales ofrece una oportunidad única para los habitantes de las zonas rurales, en particular para los jóvenes, que a menudo recurren a la migración en busca de una vida mejor. Alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de poner fin al hambre y la pobreza depende en gran medida del progreso en las zonas rurales, que es donde viven la mayoría de los pobres y los hambrientos.

Frutas y verduras frescas a la venta en un puesto de un mercado.
La pobreza y las adversidades han forzado a las poblaciones de comunidades rurales a migrar.
©Alex Webb | Magnum Photos for FAO

Descarga el informe completo en este enlace:

EL ESTADO MUNDIAL DE LA AGRICULTURA Y LA ALIMENTACIÓN