La Cumbre Latinoamérica Recicla discute cómo avanzar hacia un modelo de gestión sustentable de residuos sólidos que reconozca e integre cada vez más a su millón y medio de recicladores informales

Un alud de basura sepultó hace ahora seis años a más de 100 personas en un vertedero a cielo abierto de Ciudad de Guatemala. A pesar de aquella tragedia, unas 10.000 siguen trabajando allí en unas condiciones infernales, rebuscando material reciclable entre toneladas de desechos a cambio de apenas siete dólares al día. La imagen de los vertederos a cielo abierto de América Latina dista todavía bastante de ser un recuerdo del pasado, pero la región sí parece tener ya una voluntad de sustituirlos paulatinamente por los llamados rellenos sanitarios; algunos países como Colombia han logrado ya prácticamente erradicarlos. Los vertederos son solo un aspecto del complejo ecosistema de las basuras en Latinoamérica donde convergen múltiples intereses y actores y donde predomina una gran realidad: la del millón y medio de personas, según cifras del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que se dedican al reciclaje informal en las calles.

La Cumbre Latinoamérica Recicla ha reunido el 13 y 14 de marzo en Bogotá a Gobiernos, empresas, organismos multilaterales de crédito y recicladores de más de 20 países del continente y el Caribe para debatir sobre los desafíos que supone avanzar hacia el reciclaje inclusivo en tiempos de economía circular y pensando en esquemas de gestión de residuos solidos desde la perspectiva del reciclador. “En América Latina llegamos muy tarde a la gestión sostenible de recursos solidos. Nuestro propósito no puede ser solo limpiar las ciudades, sino convertir la basura en un insumo con valor para la economía y un activo para la sociedad. En el caso de América Latina, que tiene recicladores de oficio, hacerlo con ellos porque, además, son la principal fuente de material reciclable para la industria transformadora”, dice Ricardo Valencia, director estratégico de la Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo (IRR) una alianza entre la Fundación Avina, la división de Agua y saneamiento del BID, empresas privadas sensibilizadas y organizaciones de recicladores y el FOMIN, laboratorio de innovación del Grupo BID

VER EL ARTÍCULO COMPLETO