El Consejo de Ministros ha aprobado el V Plan Director de la Cooperación Española, que abarca el período 2018-2021 y que contiene los objetivos y prioridades, que orientarán la actuación de la Cooperación Española durante ese período. Se trata del elemento básico de la planificación de la política española de cooperación internacional para el desarrollo.

El Plan Director mantiene la voluntad de España de luchar contra la pobreza, incluyendo en su marco estratégico la lucha contra la desigualdad, la construcción de resiliencia y la contribución a la provisión de bienes públicos globales, al tiempo que integra los principios transversales de la Cooperación Española, que son el enfoque basado en los derechos humanos y las libertades fundamentales, la igualdad de género, el respeto a la diversidad cultural y la sostenibilidad medioambiental y lucha contra el cambio climático.

Asimismo, traslada a la política española de cooperación la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. El Plan establece cuatro Objetivos Generales, estrechamente interdependientes, que se corresponden con las cuatro esferas de la Agenda 2030: personas, planeta, prosperidad y paz. También adopta los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como los Objetivos Estratégicos de la Cooperación Española y prioriza una serie de metas asociadas a los ODS como sus Objetivos Específicos que se articulan a su vez en líneas de acción.

El V Plan Director aplicará estrategias diferenciadas que respondan a las particularidades de cada país. A nivel bilateral se cooperará prioritariamente con Países de Asociación Menos Avanzados (Etiopía, Haití, Mali, Mauritania, Mozambique, Níger y Senegal) y con Países de Asociación de Renta Media (Bolivia, Colombia, Cuba, Ecuador, El Salvador, Filipinas, Guatemala, Honduras, Marruecos, Nicaragua, Palestina, Paraguay, Perú y República Dominicana). Se establece además una nueva categoría de Países de Cooperación Avanzada con los que se mantendrá un diálogo avanzado sobre políticas y se apuesta también por las estrategias diferenciadas en los enfoques regionales. En el ámbito aumentará la coordinación, la complementariedad y la participación activa y eficaz en las agendas de desarrollo de los principales organismos y foros de Naciones Unidas y la Unión Europea.

El Plan hace hincapié en la importancia de la construcción de alianzas y contempla la participación y colaboración de la Administración General del Estado con las Comunidades Autónomas y Entidades Locales, las Organizaciones no Gubernamentales de Desarrollo, los agentes sociales, las universidades y centros docentes, las Cortes y los partidos políticos.

Acceda al documento completo aquí